miércoles, 13 de junio de 2012

LA LEYENDA DEL MURCIÉLAGO

Sabemos todos que en el escudo de la ciudad de Valencia hay un murciélago. Sin embargo, ignoramos la historia de ese quiróptero. Dicen los más viejos de Molina que hace muchos años hubo una bella jovencita, precisamente la tatarabuela de una bella profesora de nuestro instituto, que se encontró con el demonio una calurosa tarde de agosto. Ella, ante la sorpresa de la bestia, no se amilanó y le mantuvo la mirada durante treinta largos segundos. El demonio, confuso por la actitud de la muchacha, huyó despavorido y la adolescente le siguió hasta el mirador que hay junto al castillo. Allí, cuando lo tenía tan cerca que podía casi tocarlo y oler su fétido olor a azufre, la bestia se transformó en un gran murciélago  que voló a lo más hondo de la vega.
 Dicen los más viejos que el animal no cesó de volar durante varios días. Cuando   quería descansar se le aparecía, como una maldición, la cara de la muchacha reflejada en los lugares más insólitos: un lago, la sombra de una montaña, los tejados pardos de las aldeas…
Deambuló por Albacete, Cuenca, Toledo,  Ciudad Real, Guadalajara, Teruel e incluso por la villa y corte. Convencido de que en tierra firme no encontraría reposo, se dirigió al Mediterráneo.
-Allí encontraré descanso y desaparecerá la imagen de la muchacha- pensó desesperado.
Lanzó sus alas a la costa, vio el mar a lo lejos y se emocionó:
-Por fin la paz, el descanso soñado- Pensó eufórico.
Mientras batía sus extrañas alas con más energía que nunca, algo frío se le pegó al pecho: era una red negra que sus orejas no habían sido capaces de detectar.
Un niño, hijo de un príncipe muy importante, lo había apresado para demostrar a todos que era capaz de derrotar al mal.
Dicen los más antiguos que el padre, emocionado por la hazaña de su retoño, encargó que la figura de aquel animal figurara para siempre en el escudo de la ciudad.

Si te atreves, sigue el relato.

             GABRIEL GARCÍA ROSAURO, PROFESOR DE GEOGRAFÍA E HISTORIA


                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada