sábado, 18 de abril de 2015

CARTA DE UN SOLDADO A SU ESPOSA

En Troya, a 24 de junio de 753 a. C.

Querida esposa:

Llevo aquí treinta largos días con sus noches, alojado en un campamento  de un pequeñísimo pueblo a orillas del mar, metido en un infierno al que llaman guerra de Troya. Ni los más oscuros pensamientos que tuve en el pasado se asemejan a lo que tengo que vivir cada día en el campo de batalla, armado hasta los dientes, luchando contra personas que también tienen familia , aunque no los veamos, por conquistar un territorio. No te engañes. En esta guerra no hay vencedores, sino vencidos; familias rotas de dolor por las pérdidas irreparables de sus hijos y padres soldados.

Solo te escribía para saber cómo estabas tú y el pequeño Adonis, y para que pudieras leer las  palabras de tu amado querido que está lejos en una guerra y una tierra inhóspita. Por las calles de este pueblo no se escucha apenas nada, solo el sonido de las espadas chocando entre sí, y multitud de gritos y lloros y rezos. Esta es una tierra desolada por la guerra y no hay dónde encontrar un ápice de optimismo. Pero que sepas, amada mía, que vaya donde vaya y esté dónde esté, siempre estaré echándoos de menos.

                   De tu amado querido

                                                                 Marcos Torrente, 2º B

4 comentarios:

  1. Me parece bien que diga que matar a personas que no conoce de nada esté mal porque a nadie le gustaria que se le muriera un familiar . A mí se´me romperia el corazón saber que algún familiar mío se muere.

    ResponderEliminar
  2. Adan y Soufian 1ºC19 de mayo de 2015, 12:52

    Me parece bien lo de querer a una persona, pero no todo sale como queremos.
    Animo y no os rindais.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto, Marcos me preguntaba si el texto es copiado o lo has hecho tú. Representa el sentimiento que tiene alguien al pensar mÁs en su amada que en la guerra que estÁ viviendo.

    ResponderEliminar
  4. Buen texto Marcos, me ha encantado cómo lo has expresado.
    Espero que sigas así. Un saludo.

    ResponderEliminar