lunes, 16 de marzo de 2015

Un Atentos: DESIGUALDADES

Es 4 de marzo de 2015 y llevo poco más de un mes trabajando por las tardes en el lavadero de coches de AFESMO, un centro para enfermos mentales donde ellos y sus familiares reciben ayuda.

Lo innvovador que tiene este lavadero es que ha sido el primer negocio de España en el que se integra a enfermos mentales al completo, es decir, que realizan el trabajo ellos solos con la supervisión de un responsable del centro. Trabajan 32 horas semanales y cobran 400 euros.

Tengo la suerte de poder compartir mi tiempo con estas personas con las que ya he entablado amistad. Para mí son verdaderos héroes. No sé qué tipo de enfermedad mental tienen ni voy a preguntarlo, pero lo único claro es que a algunos se les nota al instante de cruzar una palabras con ellos. 

Con esto quiero decir que estas personas son el verdadero ejemplo del dicho "Quien quiere, puede".

Cada día vienen al lavadero de AFESMO una media de diez o doce coches. Realizan un trabajo a mano de una calidad que ya querrían muchos lavaderos más grandes o importantes. En el poco tiempo que llevo trabajando con ellos, me he dado cuenta de que son verdaderos profesionales, que cuando tienen que realizar su trabajo parece que dejan a un lado su enfermedad mental que les impide hacer cosas más sencillas, pero sin embargo les permite realizar un trabajo impecable con un resultado muy bueno.

Y muchos pensaréis: "¡Vaya tontería! Lavar un coche no puede ser muy difícil". Eso pensaba yo cuando llegué y fueron ellos quienes me enseñaron que hay cinco tipos distintos de productos, dependiendo de qué parte haya que limpiar. Me enseñaron formas y técnicas de limpieza que nunca se me habrían ocurrido, y un sinfin de acciones que no sabía que se realizaban en un lavado a fondo del coche; así que no, que no es nada fácil al principio, y tienes que ponerle tu empeño.

La vida son experiencias y en mi caso, con esta, he descubierto que las personas con discapacidad mental no son diferentes al resto de personas en nada. El único problema lo tiene la sociedad. Incluso he decidido implimarme en cierto modo en esta asociación que, ya sabéis, realiza un trabajo social enorme. 

                                   Juan Manuel Sarabia, 4º A



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada