lunes, 4 de noviembre de 2013

A TRAVÉS DE LA PANTALLA

Estábamos mi familia y yo en el  salón viendo una peli, todo iba bien pero cuando le dimos a play se cortó la luz de toda Molina; la tele seguía funcionando, aunque parecía en 3D. Mi hermana chilló y algo en la película no iba como debía, ¿desde cuándo en Jurassic Park los dinosaurios vienen a la cámara?, se preguntaba mi hermana. Yo le contesté que nunca,  y se oyó un crujido.
Habían salido Alan, Malcom y ...tres velociraptores de la pantalla, pero mis padres y mi hermana no estaban: era un alivio si no fuese por lo de los tres raptores.
Alan, Malcom y yo nos fuimos cada uno a una habitación y Malcom al baño. Supongo que tardaría poco porque yo lo necesitaría  pronto. Oía a mis padres dentro de la peli y, cómo no, a mi hermana chillando como una loca. Me reiría mucho si no fuese por el raptor que acababa de entrar, me fui corriendo por la terraza, pero ahí no estaría a salvo a no ser que le lanzara mi arma más poderosa, que era la ropa sucia. No podía ver, así que salió disparada hacia la ventana y cayó abajo en el patio de mi vecina. Ya iré otro día a decirle que me la devuelva. Fui a ver cómo estaban Alan y Malcom, pero lo que vi eran charcos de sangre, así que dejé encerrados a los raptores con la fuente de sangre que habían formado. La única manera de que todo volviera a ser como antes era coger el mando.
Fui al salón y tomé el mando justo a tiempo, porque los raptores se dirigían hacia donde estaba yo, así que no dudé en darle a rebobinar, pero antes me puse unos minutos a darle para atrás y para delante para reír un poco y todo salió bien: mis padres volvieron y por suerte mi hermana. Los raptores, Alan y Malcom también, pero entonces mis padres empezaron a pergar a  la tele hasta romperla.

Carlos Contreras Box. 2º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada