lunes, 25 de enero de 2016

El loco quiso ser planta



Y mis brazos grandes ramas
y mis huesos astillados
¿Dónde irán?
Si mi sangre se derrama
si la muerte me ha talado
¿dónde van?
¿Dónde va a acabar la ira?
¿Dónde llevarán la rabia?
Si me muero
si me vuelvo una ceniza
una ruina entre las llamas
de un mechero

¿Dónde acabarán mis ojos?
¿Dónde guardarán la vida?
Si no hay dónde
que  la guarden con los locos
ellos sí la necesitan 
y se esconden
que la planten en un huerto
que cobije a las hormigas 
y a las aves
que no quede mi recuerdo
que me vuelvan a la vida
que me planten.

                Adrián Castellón García. 3º B

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada